EDICIóN GENERAL

La herencia culinaria de al-Ándalus

#40 Perdona, tienes razón, había entendido lo contrario. En cualquier caso, creo que el término "influencia islámica" no es correcto: no hay nada en los cinco pilares del islam que prescriba las modas de damasco del sigo X o las bebidas de moda en Jurasán. Una gran mayoría, al menos hasta el cambio de milenio, de la gente que ejercía y a la vez daba forma a esa cultura no era ni mayoritariamente musulmana ni mucho menos mayoritariamente árabe: es desacertado llamar "cocina musulmana" a una cocina que no es religiosa, especialmente en "estados" multiculturales donde no hay forma de saber si el cocinero en cuestión era godo arriano, hispanoromano aristocrático converso, árabe, africano, sirio, monofisita, judío, chií, romano, persa... En cualquier caso, se vuelve a caer en la simplificación que asume una especie de homogeneidad cultural en el territorio de lo que llamamos al andalus, o si no una clara división en bases religiosas; desconozco un poco las dinámicas socioculturales posteriores a la caída del califato, pero asumo que el nivel de homogeneidad de la población no sería mucho más alto un par de siglos después.

La reflexión final es que los condicionantes culturales en esa época eran mucho más significativos que las diferenciaciones religiosas, lo cual es fácilmente comprobable en los artefactos no ideológicos que nos ha dejado la historia, la gastronomía en este caso. Eso ha pasado en todas las épocas, y reducir todo un abanico de formas de ver el mundo que interactúan, se contaminan, cambian y divergen de formas dialécticas y materiales a un juego dualista de A vs B (cristianismo vs islam, USA vs Unión Soviética) es caer en la visión propagandística de la historia.


En cuanto a que el Reino de Asturias era una continuación del Reino Visigodo no es un tema de que "me guste o no". La historiografía contemporánea ha puesto ese relato más que en cuestión pero, incluso tomando a pie de la letra las leyendas leónaragonesas posteriores, hubo CERO continuación en todas las medidas que componen un "estado", incluso un "estado" tan cogido con grapas como el Visigodo de Toledo en el Siglo V: no hubo continuidad en instituciones, sistemas fiscales, costumbres, dinastías, élites económicas, estructuras religiosas, cultura política, cultura material... No hubo ningún tipo de continuidad demostrable. Ni siquiera sabemos quién era Pelayo, ni su estrategia, ni su ideología, ni nada. Uno lee las fuentes de esa época y, si es que algo ocurrió en covadonga más allá de un asalto bandolero, tuvo cero repercusión política, social o religiosa en la época. En todo caso, había entidades semi autónomas objetivamente más relacionadas con las estructuras de poder del Estado Visigodo de Toledo que se pasaron al "otro bando" sin dudar y que, dado el caso, contarían con muchísima más legitimidad a la hora de crear un relato continuísta.

Una banda de piratas montañeses se pueden llamar a sí mismos Reyes Godos, de la misma forma que un señor de la guerra medio bárbaro, karolo, se puede llamar a sí mismo Emperador de los Romanos: la propaganda es una cosa bien distinta al estudio de la historia en base a métodos científicos. El relato de Reconquista ha sido más que refutado, y más allá: lo que está claro es que estudiar toda una época de siglos sólo desde un marco teórico de cristianismo VS islam es caer en los mismos relatos románticos que al final llevan a pensar que el centro del Imperio romano debía estar en Londres, París, Viena y Washington y no en Estambul.



En cualquier caso, perdona el malentendido anterior, y la vehemencia de mis formas en general, un placer debatir! :-)

menéame