RELATOS CORTOS
8 meneos
72 clics

El último periodista

Cuando John envió su reportaje, contempló dos escenarios. El peor era que le dejasen tirado en aquel infierno que era el Japón de 1945, cerrándole el grifo de dinero que le permitía subsistir y comprar algo de seguridad. Y el mejor era recibir una llamada telefónica de su redactor jefe plagada de gritos e insultos. Finalmente, el mejor escenario se materializó en una llamada a la destartalada habitación de la ciudad de Kobe donde se alojaba. -Pedazo de animal ¿Crees que te pago para que escribas esta basura pro-nipona? …
5 meneos
124 clics

La ley o la vaca

Las leyes del estado eran taxativas: el robo de ganado se penaba con la horca. El abogado de Patrick estaba medio borracho. Lo habían sacado de la cama a empellones para cubrir el trámite de la defensa, pero no podía permitir que se ahorcasen a un hombre por una mísera vaca. El acusador era el propio dueño de la res. Sólo hablo para recitar los nombres de las personas que le habían ayudado a encontrar el animal y dónde lo habían encontrado. Con eso era suficiente. El Juez Hogan se pasaba de vez en cuando …
4 meneos
150 clics

Helado de vainilla

Para que los seres humanos socializados se muevan en el tiempo y en el espacio deben desearlo, deben sentir la dimensión en la que nadan patosamente, sin olvidar que puede haber más dimensiones que cohabiten y condicionen la percepción de un punto, una recta o un helado de vainilla.
3 meneos
304 clics

Intermedio entre dos muertes

Y Dios en sus claras diademas, ¿no se burla de nuestros anatemas? Basta ya de maldecir y allá Él si se divierte jugando a cunas y tumbas. Basta ya de maldecir casualidades, fatalidad, infames coincidencias: no la mató el camionero que en el momento preciso pasaba por aquel punto, ni tampoco el empresario que nunca desdobló el túnel. No tuvo nada que ver quién convocó tan a tiempo una huelga de autobuses, ni la lluvia, ni siquiera un leve exceso de velocidad. La mataron los que atraparon su mente en un tornillo macabro y …
2 meneos
163 clics

Debate entre artistas

La fluidez de las ideas, en el mundo de las artes, gurda una extraña relación directa con el consumo de egos ajenos, humos densos y bebidas espirituosas. Aquel día ya se había difamado profusamente a los ausentes, habían caído dos botellas de vino y una de ron, y el paquete de marihuana iba por la mitad. Así surgió, seguramente, la conversación: —Si una imagen valiese de verdad más que mil palabras, nunca habría desaparecido el cine mudo —dijo el escritor, con media sonrisa. —Ya, …

menéame