EDICIóN GENERAL
356 meneos
4595 clics

Algunos ciervos de Nara están desnutridos por la falta de turistas (tienen comida, pero quieren galletas)

Los famosos ciervos del parque de Nara, en Japón, echan de menos a los turistas. Algunos han abandonado el parque en busca de un estilo de vida más saludable, pero otros merodean por sus calles visiblemente desnutridos. Son adictos a las galletas de arroz (senbei) que los turistas solían comprar para alimentarlos.

| etiquetas: ciervos , nara , comida , japón
Tomaaaaco!!!
#3 estuve hace unos años allí y esa palabra define con precisión a los ciervos de Nara. Son yonkis de las galletas esas.
#5 pinta tienen
#5 Dan grimica. Los que había mas apartados y mas silvestres tenían un aspecto mucho mas saludable.
#5 Aun me acuerdo cuando nos fuimos a un sitio escondido al lado de un lago pequeñito para comernos una bolsa de patatas y fue abrirla y a los 5 segundos ya había dos ciervos mirándonos con cara de yonkis detrás de una vallita de 30cm de alta.
#30 en cierto parque de Londres, ídem, las ardillas te rodeaban en plan banda de matones. Daba cosita sacar comida mientras miraban...
#36 En un parque de Cardiff los cisnes directamente te rebuscaban en los bolsillos y te quitaban la bolsa de la comida. Y además iba todo el parque en plan jerárquico.
Primero los cisnes, Luego las gaviotas, luego los gansos y ocas, luego los patos, los cuervos a ver qué pillaban y las palomas se comían una mierda.
#5 Pues que pasen el mono y volveran a comer normal.
Ciervos ninis.
Ciervos yonquis en busca de sus camellos turistas. Chungo tío, muy chungo. Y mientras Bambi prostituyéndose a cambio de papelinas. La vida modenna.
La demostración viva del típico cartel de cualquier zoo de no alimente a los animales.
No tendran tanta hambre cuando no quieren la otra comida :troll:
#6 Tienen comida de sobra creciendo en el parque, pero están tan acostumbrados a comer de la mano de las personas que no se han adaptado a los cambios que introdujo la pandemia.
#8 Darwinismo
#6 ¡Ni galleta ni galleto!
no hay manitas,no hay galletitas :hug:
#1 Positifo por referencia al chiste
El ser humano siempre jodiendo (incluso cuando cree hacer algo bueno) ¬¬
La adorabilidad como estrategia evolutiva. :-D
#12 Aunque son ciervos pequeños tiene unas astas considerables y cuando se ponen a pedir comida te pueden sacar un ojo. Y no lo digo en broma.
#15: Y los pandas pueden también hacer daño incluso para expresar que te quieren, pero desde el punto de vista de esta teoría son animales muy adorables y que suelen conseguir lo que quieren porque caen bien a la gente, lo que les hace ser exitosos evolutivamente.
#15 Los de Nara tenían las astas afeitadas (cortadas). Es en Miyajima donde sí dejaban que les crecieran.
#33 Bueno, no tenían puntas, pero igualmente te podían hacer daño simplemente moviendo la cabeza para hurgar en tu mochila por ejemplo.
#12 Como el cangrejo samurai es.wikipedia.org/wiki/Heikeopsis_japonica
Selección artificial no intencionada, lo llaman.
Pues que no coman Nara si no quieren
#17 ni nara de nara.
Algunos ciervos de Nara son muy exquisitos
3/4 de lo mismo pasa con las cabras montesas en Asturias, es increíble como acosan a los senderistas ya que están acostumbradas a que les alimenten
#4 Siento decirte que no has visto nunca una Cabra montés, tú has visto cabras domésticas en modo yonki.

Y si, son pesadas, pero por culpa de los turistas. En invierno sencillamente se van a sus casas.

Para referencia es.m.wikipedia.org/wiki/Capra_pyrenaica
#28 "cabras domésticas en modo yonki" Lo que me he reido.
Cuando fui tenían una mala pinta...
#16 ¿Por qué?
#19 Muchos estaban despeluchados y nada lustrosos. Parecía que tenían sarna.
Poca broma, que como te quedes un rato remoloneando con la galleta en la mano empiezan a darte toques con la cabeza para que se la des xD

Y por 100 yenes te compras 10 galletas. Como no vas a alimentar a unos ciervos tan majos por 4 duros!
Y como contraste, frente a Hiroshima hay una isla (Miyajima, famosa por su puerta tori que está metida en el agua) hay una población de ciervos, a priori de la misma especie, pero totalmente salvajes. Y al llegar a la isla ya te dan un panfleto donde te recomiendan no darles de comer, y que son capaces de comer papel y tela, que suena muy heavy, pero claro, estos bichos habitualmente comen la corteza de los árboles, y si eres capaz de digerir eso digieres lo que sea. De hecho vi a más de uno comiéndose un panfleto como el mío... Es lo que tiene interferir con los ecosistemas.
Los estamos convirtiendo en parásitos.
Y todo por hacerse el puto selfie con un ciervo.
La primera es gratis, decía mi madre
Y esto, es lo que puede pas con esta gente que se le da ahora por dar de comer a los gatos callejeros, cambias las costumbres de los animales....
Yo fuí a Kyoto y ahí había en lo alto de una montaña una colonia de monos hijos de puta a los que te dejaban darles de comer frutas que te vendían a un módico precio. Eso sí, te metían dentro de una jaula junto a otros humanos porque si les mirabas a los ojos era como declararles un duelo a muerte, se ponían como locos.

Visto con perspectiva... no creo que esa dieta fuese nada ideal...
TioooOo tienes unas galletas? No son pa mi, yo me estoy quitando, es pa un amigo...
que también se está quitando
Errónea y sensacionalista. Da a entender que los ciervos rechazan la comida de que disponen porque no son galletas, cuando la realidad es que los que se han quedado en la zona turística no tienen alimento.
#20 Según The Sankei News, muchos ciervos se han alejado del centro del parque en busca de hierba como alimento principal, lo que de hecho ha mejorado su estado de salud (como demuestran las heces duras, en lugar de sueltas, que van dejando ahora por el parque). Pero otros, adictos a las galletas de arroz, permanecen en la zona turística incapaces de alimentarse por sí mismos.
#31 Y dale. Que no. Cuando tienes hambre te comes lo que sea. No son adictos a nada (sensacionalismo), lo que pasa es que no saben que en otro sitio hay comida porque llevan toda la puta vida comiendo ahí y ahora ahí no hay comida. Es tan simple como eso.

menéame