EDICIóN GENERAL

Los desconocidos volcanes de Cataluña dormidos desde hace miles de años

#10 La excursión merece la pena. Hay un camino circular de unos diez kilómetros que sube al cráter por un lado y luego sale por el otro. Junto a la ermita es un buen momento para hacer una pausa para comerse el bocadillo.

No es un paseo extremadamente sencillo pero no es duro, excepto algunas rampas un poco empinadas, que no son demasiado largas.

menéame