EDICIóN GENERAL
5 meneos
229 clics

Comerse una hamburguesa

Ha sido ver las imágenes del ministro Marlaska justificando ante los medios su cena en un restaurante durante la crisis catalana y pensar qué suerte tuvieron otros políticos que ejercieron su oficio cuando no había Twitter, porque entonces no supimos minuto a minuto qué comían y sobre todo dónde comían. Me refiero, por ejemplo, a cuando el Prestige eran solo unos «hilillos».

| etiquetas: opinión , politica , marlaska
Yo ya se lo que come Marlaska, no necesito verle en un restaurante. Le gusta la carne.
Qué felices aquellos tiempos cuando sólo tenías un punto de vista: el que quería transmitir en gobierno a través de los mass media comprados. No como ahora, que cualquier indocumentado saca fotos y vídeos con su móvil y te monta un reportaje dando su punto de vista en pocos minutos.
comentarios cerrados

menéame